Página Principal

___________________________________________________________________________

Les deseo un 2018 lleno de pasión, creatividad y abundancia. Que la magia de la vida los sorprenda y colme. Un 2018 repleto de proyectos y sueños que hagan del mundo un lugar mejor, un lugar de luz, paz y amor. Bendiciones para todos.

Roberto  Cordero

___________________________________________________________________________

Misterio en el Zoo

Esta mañana los animales del zoológico despertaron más alborotado que nunca. El Zoológico amaneció en total silencio. Nadie lo podía creer, ya que Filippo, el loro parlanchín, con su estridente y chillón parloteo, se encarga de despertar a todo el mundo. Mañana tarde y noche no para de parlotear. Hasta cuando sueña, parlotea dormido.
-Buen día, buen día, buen día, es hora de despertarse- pruuu, pruuuu, gritaba, repite una y otra vez la misma frase.
Los demás animales están cansados de tener que escucharlo una y otra vez como si fuese un despertador que no para de sonar su campana. Tanto que algunos ya lo han amenazado. Pero Filippo no deja de ser el primero en levantarse y despertar a los demás hasta hoy que misteriosamente ha desaparecido. Los animales comenzaron a hacer todo tipo de comentarios sin tener prueba alguna.
-A mi me parece que fue Timoteo León- él ya había dicho que un día, se lo iba a comer- comentó Paulina la guacamaya.
-¿No habrá ido en busca de maní a la jaula de Benito el elefante y sin querer se le sentó encima y lo aplastó?- preguntó Ramona cotorra.
-Mmmm, ya sé… lo raptaron los monos locos. Esos sí que están siempre buscando meterse en problemas- acotó Palucho el pavo real.
-Por qué no mejor dejamos de inventar posibles culpables o situaciones y buscamos a alguien qué resuelva este caso.
Después de discutir un rato, decidieron que Brujín el Búho, era el más capaz para resolver este misterio. Era muy, muy, inteligente, astuto, sagaz y nada mejor que otra ave para hacerlo. Para encontrar un ave hay que pensar como un ave.
Cuando fueron en busca del Búho Brujín este se molestó mucho.
-Búho Brujín, Búho Brujín, despiértese, a ocurrido algo grave.
-¿Porqué me despiertan a esta horas de la mañana? Espero que sea algo realmente grave- respondió con mucho enojo.
-Se ha cometido un crimen.
-¡Que! – contestó con mucho asombro.
-¡Ha desaparecido Fillippo!. Esta mañana el zoológico amaneció en paz y silencio.
-¡ Qué cosa más rara! . Pero… ¿Para qué me despiertan?
-Es que pensamos que podría resolver el enigma y encontrar al culpable de su desaparición. ¿Lo harás?
-Está bien, está bien. Lo primero que voy hacer es descartar posibles autores. A ver déjenme pensar…
Las tortugas son muy lentas y nunca tienen problemas con nadie. Ellas seguro no fueron. Las víboras y las arañas están tan pero tan pero tan custodiadas y encerradas que tampoco fueron. Los osos están invernando y no hay como despertarlos ellos tampoco fueron. El elefante, la jirafa y el hipopótamo no me parecen que hayan sido. Las hienas ellas sí, le gusta hacer bromas y quizás sean culpables. El león lo había amenazado varias veces ya, el también es sospecho. Podría empezar buscando alguna pista en la jaula y sus alrededores. ¡Eso voy a hacer!.
¡Ya se! voy a buscar pistas y hacer algunas averiguaciones que me lleven a descubrir que fue lo que pasó con Filippo .
Brujín voló rápidamente hasta la jaula de los loros y se puso a observar.
A ver veamos… ¡Cuántas plumas sueltas!, parece que se hubiese resistido.
Miró detenidamente y salió en busca de algunas respuestas
-Buenos días Señoras- saludó Brujín-
-Hola jiji ji ji. ¿Cómo estás? ji, ji, ji, ji, ¿Querés que te cuente un chiste que es para morirse de la risa? ji , ji, ji, ji- le dijo una de las hienas.
-¿Me pueden decir donde estuvieron anoche?
-Estuvimos acá hasta tarde contando chistes y riéndonos sin parar.
-¿Qué saben de la desaparición de Filippo?
-Nada de nada. Nosotras no tenemos nada que ver.
-¿No será otra broma de esas que están acostumbradas a hacernos? ¿No?
-No, ji, ji, ji. Esta vez no somos culpables ji, ji, ji. Quizás fueron esos monos locos ji, ji, ji. Ellos quieren que nos culpen a nosotras de todo ji, ji, ji, ji.
-Gracias seguiré investigando.
Podría ver que información tienen los monos. Aunque primero voy por la jaula de Timoteo quiero escuchar su versión.
– Buen día Timoteo.
-Buen día Brujín.¿ Qué te trae por acá?. ¿No estarás pensando que yo le hice algo a ese molesto pajarraco?.
-Simplemente, quería preguntarle si sabías algo de su desaparición.
-No realmente no. Yo se que lo amenace varias veces, pero era para ver si se callaba un poco. Nunca lo lastimaría.
-¿Por qué he de creerte?
-Porque ya le salve la vida una vez. ¿Recuerdas cuando aquellos gatos callejeros se lo quisieron comer? .
-Es verdad. Gracias seguiré, investigando.
Los monos también le dijeron que ellos no fueron. Que siempre les echaban la culpa a ellos de todo y que seguro eran esas hienas molestas. Entonces decidió volver a la jaula a ver qué más podía encontrar. Se dio cuenta que no había comido su ración de semillas. Hizo algunas preguntas al resto de las aves pero no obtuvo ninguna pista que lo ayudara a resolver el misterio. Voló pensando en todas las posibilidades hasta que recordó algo que había visto fuera de la jaula y a lo cual le había quitado importancia. Fue jaula por jaula diciendo señores ya resolví el misterio. Quédense tranquilos en unos días volverá. Afuera de su jaula había una jeringa tirada. Seguro que se le cayó al veterinario. Filippo debe estar en la enfermería. Y Así fue. Dos días después Filippo estaba alborotando el Zoológico nuevamente.
-¡Buen día!, ¡buen día!, ¡buen día!, ¡es hora de despertarse!, pruuu ,pruuuu.

___________________________________________________________________________

Viaje mágico

Duérmete esperando
La luna salir
Duérmete soñando
Comienza a vivir

Un mundo creado
Por magos y hadas
Un mundo enclavado
Tras cumbres nevadas

Cantando, bailando
Recorres sus calles
Estas disfrutando
Este hermoso valle

Cien mil mariposas
De vivos colores
Se ven muy vistosas
Resaltan las flores

De chocolate todo es
Calles, árboles y plazas
Comer de todo podes
¿Probaste tú ya las casas?

La alegría y la locura
Reinan este valle encantado
Aquí los sueños perduran
Todo es tan descabellado

Disfruta el resto de este viaje
Pues pronto vendrá la mañana
Yo hasta aquí te traje
Te esperaré junto a tu cama.

___________________________________________________________________________

Diversidad

Rut la babosa, disfruta de una caminata por el bosque. Observa todo detenidamente.
Le llama la atención, los enormes y altos pastos, los gigantescos hongos multicolores y los frondosos tréboles que ofrecen bondadosamente su sombra.
Los tenues rayos del sol, entibian el aire y suavizan esta hermosa mañana otoñal.
Está muy cansada, sus salidas son nocturnas, no es muy común estar de día en la superficie. Deseaba recorrer y conocer el mundo desde otra perspectiva, de noche todo se ve muy diferente.
Hace un alto en el camino y bebe una pura y refrescante gota de rocío. Es tan fresca y reconfortante que disfruta hasta el último sorbo.
Una gran cantidad de nubes juegan a la mancha, se corren unas a otras, el cielo va tomando diferentes formas y colores. Al chocar dos de las más pequeñas, una de ellas se puso a llorar y sus lágrimas se convirtieron en lluvia. Con las primeras gotas, Rut experimentó una sensación nueva y única, se sintió libre.
No muy lejos de ahí Bret el caracol miraba caer la lluvia, acurrucado desde la seguridad de su caparazón. Bret se sentía afortunado de tener una casa donde poder resguardarse del calor y del frío, un lugar donde poder descansar seguro.
Rato más tarde y una vez que paró la lluvia Rut, prosiguió su paseo. Al encontrarse con Bret se saludaron cordialmente pero cada uno retomó sus caminos. Rut se puso a pensar en Bret sentía que cargar con esa casa a cuesta era algo tedioso, que no le gustaría tener que estar atado a nada, prefería la libertad, el poder andar y disfrutar de todo sin ningún tipo de atadura. Por su lado al mismo tiempo Bret pensaba que él no se sentiría seguro que no podría estar sin su caparazón, que no entendía cómo podía Rut vivir de esa manera. Ninguno de los dos puede comprender ni ponerse en el lugar del otro. Pero ambos se respetan y conviven siendo diferentes. Se sienten únicos disfrutan de lo que son sin juzgarse. Son felices cada uno a su manera.
-Diversidad – decía Rut.
Diversidad, pensaba Bret.

___________________________________________________________________________

 

 

email

Literatura Infantil – Escritor Uruguayo